basic map

Villa Punta Coral es una espaciosa casa de ensueño caribeña ubicada en la península de Samaná en la República Dominicana.
Situada espléndidamente a sólo 60 metros del litoral de coral, el océano de un color azul profundo es una parte integral de la villa. Se encuentra además justo en el trayecto migratorio de las yubartas, o ballenas jorobadas, lo que permite observarlas directamente desde la terraza (de Diciembre a Marzo).

La villa y la piscina fueron renovadas completamente en el 2011.
La arquitectura de Villa Punta Coral deja sin aliento y utiliza materiales locales, incluyendo un ancho techo de hojas de palmera. El estilo de los muebles y la decoración están en sintonía con el estilo de vida relajada, simple y sin embargo elegante del Caribe. Cada habitación cuenta con los servicios necesarios para una estancia confortable. Villa Punta Coral es un lugar para la serenidad, el refugio, la renovación y la escapada.

La villa está rodeada de un exuberante jardín con palmeras, arbustos, flores y césped. Tiene también una pequeña playa privada y ofrece una vista espectacular de la Bahía de Samaná. La impresionante salida del sol y de la luna sobre la inmensidad del mar azul, junto al sonido de la suave brisa al pasar por las palmeras se unen para crear un extraordinario ambiente al aire libre en Villa Punta Coral.

La piscina con su asador exterior y su gran terraza sombreada invitan al entretenimiento. La palapa da la bienvenida con su sombra y ofrece espacio para una hamaca, para que pueda relajarse con los recon­for­tantes sonidos del océano.

Está buscando ese lugar espectacular del que están hechos los sueños? Quiere reconectarse con la naturaleza y escapar de las prisas del día a día? O simplemente absorber el sol y disfrutar de la relajada vida caribeña al aire libre con su familia y amigos? Venga y hospédese en Villa Punta Coral para unas vacaciones inolvidables!

La Península de Samaná

La Península de Samaná es una de las regiones más bellas de la República Dominicana, en parte gracias a su relativo aislamiento. Sus playas inmaculadas, su terreno montañoso poco habitado y una abundancia de vege­tación tropical no sólo son un cambio oportuno, sino todo lo que constituye la verdadera magia del Caribe tropical. A diferencia del resto del país, la Península de Samaná no está desarrollada todavía para el turismo en masa, así que encontrará una atmósfera tranquila con gente amigable y un estilo de vida sin sofisticación. Los pueblos de Las Terrenas y Nagua en el norte ofrecen un poco más de sofisticación, mientras Samaná y Las Galeras son particularmente tranquilos y relajados. Vea algunos de los lugares destacados; seguramente lo mantendrán ocupado durante sus vacaciones en nuestra casa.